top of page

Conflicto intergeneracional y reconciliación en familias inmigrantes

por Lizette G. Solórzano, Ph.D., Vanguard University

"Gracias a la Vida" per Michelle Angela Ortiz. Un mural de arte público en Highland Park, NJ.


Es que no nos entendemos…

            Al crecer, no fui la única que tuvo una experiencia de vida en dos países. Soy descendiente de inmigrantes Mexicanos a los Estados Unidos que se remontan a la generación de mis abuelos. Mi padre y mi madre también participaron en múltiples viajes migratorios en la década de 1990: forjaron su propia historia migratoria. Compartí esta experiencia migratoria con ellos cuando era niña, viviendo años de mi vida ya sea en México o en varias ciudades de Estados Unidos. Aun así, sentí que tuve experiencias de pérdida específicas distintas a las de mis padres. La pérdida en mi contexto significó la pérdida de amistades de la infancia y relaciones familiares en México, una pérdida de entornos educativos familiares, una pérdida del sentido de pertenencia a cualquiera de los países y una pérdida del sentido de eficacia en mi lucha por aprender el idioma inglés. Años más tarde, ahora sé que no fui la única que experimentó estas cosas. Todos los inmigrantes –que al salir de un país para ingresar a un nuevo destino– deben afrontar la difícil tarea de empezar de nuevo e integrarse a una nueva vida. En este artículo, sin embargo, quiero llamar la atención sobre la subjetividad de la integración de los inmigrantes; Hay algo que considerar cuando los jóvenes de una generación expresan sentirse incomprendidos o sentirse solos en su experiencia de integración.


Conflicto y angustia relacional entre padres e hijos inmigrantes

Integrarse a los EE. UU. no es fácil y puede ser una experiencia diferente para un padre inmigrante que para su hijo. Por ejemplo, la investigación sociológica encuentra que los padres inmigrantes de primera generación se integran al tejido de los Estados Unidos a través del trabajo, mientras que los niños inmigrantes se integrarán a través de instituciones educativas (Gleeson y Gonzales 2012).[1]Para los padres inmigrantes, particularmente si carecen de documentación legal, sus experiencias laborales pueden incluir explotación y miedo a ser detenidos por las autoridades de inmigración que infunden miedo y precaución en su vida diaria (Abrego 2011).[2] Por el contrario, la socialización de los niños ocurre en escuelas que pueden inculcar un sentido de pertenencia, bilingüismo y adhesión a valores culturales que a veces entran en conflicto con los propios valores de los padres inmigrantes. Los malentendidos y los conflictos son comunes entre los padres que tal vez no reconozcan la experiencia de crecimiento de sus hijos en las instituciones de un país extranjero. Los malentendidos y los conflictos son comunes entre los jóvenes que carecen del contexto de la vida diaria de sus padres en los EE. UU. Cada generación habla diferentes idiomas, navega en diferentes culturas, experimenta diferentes luchas; A menudo es difícil ver el otro lado.

En un artículo reciente publicado por Mygration Christian Conference titulado “La vida en el guión”, Harold Gutiérrez [3] delinea las consecuencias en las vidas de quienes viven entre dos culturas: los padres inmigrantes de primera generación y los hijos de inmigrantes de segunda generación/generación media. Reflexiona sobre la “angustia”, como la describe tan perspicazmente. Los hijos de inmigrantes experimentan un limbo cultural y espiritual: no pertenecen del todo a la cultura de sus padres ni a las culturas estadounidenses de sus entornos. Estas experiencias pueden tener efectos rotundos en el desarrollo de la identidad y el bienestar general.

Profundizo en la idea de Gutiérrez con una consideración centrada en los aspectos relacionales de la “angustia”, particularmente dentro de las relaciones entre padres e hijos inmigrantes. Agrego que la angustia relacional surge de malentendidos y tensiones generacionales resultantes de la integración en diferentes entornos sociales que inevitablemente producen experiencias de vida distintas. ¿Puede marcar la diferencia compartir una “experiencia de vida” o contextualizar la “experiencia de vida” de otra persona?

 

El poder del contexto para la reconciliación entre padres e hijos inmigrantes

¿Qué pueden significar estas ideas teológicas y sociológicas sobre la migración para nosotros, las personas de fe que experimentamos o somos testigos de luchas en las relaciones entre padres e hijos inmigrantes? Sugiero que estas ideas pueden contribuir a construir puentes para la reconciliación intergeneracional. Los puentes de reconciliación varían en forma, pero todos comparten un elemento en común: crear un contexto compartido. Por ejemplo, un puente es el de la religión como un conjunto de valores, normas, expectativas y tradiciones compartidas que pueden actuar como puente entre generaciones que pueden dialogar utilizando el mismo lenguaje de su denominación. Otro puente es la práctica espiritual. En mi propia investigación, descubrí que los hijos de inmigrantes (específicamente beneficiarios de DACA) que experimentaron conmoción y estrés al contemplar la pérdida de su DACA durante la cancelación federal de DACA en 2017 dependieron de prácticas espirituales como el ayuno, la lectura de las Escrituras y la oración (Solórzano 2022).[4] Descubrí que estas prácticas a veces se hacían junto a los padres, mientras los padres llevaban el peso de las emociones de los jóvenes en oración. Estos ejemplos de solidaridad generacional se basan en prácticas compartidas. Ya sea una tradición religiosa compartida o una práctica espiritual compartida, la clave está en que las generaciones se unan en un contexto compartido de comprensión y cuidado mutuo.

Sin embargo, otras veces, para los hijos de inmigrantes, el puente de reconciliación puede implicar contextualizar el mundo de los padres a través de viajes o servicios a los inmigrantes. Un estudio de investigación reciente encontró que los jóvenes inmigrantes beneficiarios de DACA que viajaron al país de origen de sus padres (y al suyo propio) llevaron a los jóvenes a una mayor comprensión de los sacrificios migratorios de sus padres (Ruth y Estrada 2019).[5] Los jóvenes DACA incluso llamaron a esos viajes de regreso “curativos” porque mejoraron su relación con sus padres, a quienes sentían que ahora entendían mejor; Los autores llaman a la nueva perspectiva de los jóvenes un “marco de referencia dual” (Emir y Ruth 2021).[6] Parece que la contextualización trae sensibilización y un nivel de reconciliación.

En mi propia experiencia, fue el servicio a los inmigrantes lo que contextualizó a mis padres para mí. Me ofrecí como voluntaria con un grupo de amigos para servir a inmigrantes en un refugio católico a lo largo de la frontera entre Estados Unidos y México durante los últimos años de mis años universitarios. Esta experiencia me dio la perspectiva que necesitaba. Si bien sabía que tenía mi propia historia de migración y pérdida, no había logrado contextualizar las historias migratorias de mis propios padres hasta que las vi reflejadas en los hermanos cuyo plato estaba preparando y sirviendo. Las suyas fueron historias de pioneros, sacrificio y fe en la capacidad de Dios para proveer en esta tierra de sueños que es Estados Unidos. Esta también fue la historia de mis padres, como llegué a ver. Mis padres cargan con sus propias pérdidas y heridas, y no sólo en su migración, sino en la lucha continua por su incorporación a un nuevo país en el que tienen tanta fe. Estoy agradecido y asombrado por mis padres y, por extensión, por la generación de mis abuelos.

 

Animándote hacia la reconciliación

Como sociólogo, utilizo conocimientos sociológicos, incluida la teoría y la investigación en mi campo, para contextualizar los viajes migratorios y las luchas de incorporación a mis estudiantes, algunos de los cuales son hijos de inmigrantes. Como sociólogo de la fe, creo que la sociología también puede proporcionar un contexto importante para las luchas culturales y relacionales reales en las comunidades de inmigrantes. A su vez, dicho conocimiento puede informar enfoques específicos para el ministerio con comunidades de inmigrantes, particularmente con padres inmigrantes y sus hijos que pueden estar experimentando discordia o conflicto mientras viajan juntos por la vida en un nuevo país. Con gran cuidado y gracia, como hijos de inmigrantes, podemos intentar contextualizar las pérdidas migratorias y las luchas de integración de nuestros padres inmigrantes. Con gran cuidado y gracia, los padres de niños que crecen en los Estados Unidos también pueden intentar contextualizar la pérdida, el limbo cultural y la angustia espiritual de sus hijos.


Síguenos en Facebook, Instagram, y Youtube para más contenido como este.

 

SOBRE LA AUTORA:

Lizette G. Solórzano es profesora asistente en Vanguard University en Costa Mesa, CA. Ella es una mexicano-estadounidense de segunda generación. Habiendo vivido y migrado por México y Estados Unidos durante sus años de formación, lleva una biografía y un testimonio al servicio de Dios para los estudiantes y las comunidades de inmigrantes.






Notas Finales:

[1] Gleeson, Shannon, and Roberto G. Gonzales. "When do papers matter? An institutional analysis of undocumented life in the United States." International Migration 50, no. 4 (2012): 1-19.

[2] Abrego, Leisy J. "Legal consciousness of undocumented Latinos: Fear and stigma as barriers to claims‐making for first‐and 1.5‐generation immigrants." Law & society review 45, no. 2 (2011): 337-370.

[3] Gutierrez, Harold. “Life in the Hyphen/ La Vida en el Guion.” Mygration Christian Conference (2023).

[4] Solórzano, Lizette G. “Navigating DACA precarity: the lived experiences of Latina(o) DACA recipients in Los Angeles before and during the Trump era.” Doctoral Dissertation, University of Southern California. (2022).

[5] Ruth, Alissa, and Emir Estrada. "DACAmented homecomings: A brief return to Mexico and the reshaping of bounded solidarity among mixed-status Latinx families." Hispanic Journal of Behavioral Sciences 41, no. 2 (2019): 145-165.

[6] Estrada, Emir, and Alissa Ruth. "Experiential Dual Frame of Reference: Family Consequences after DACA Youth Travel to Mexico through Advanced Parole." Qualitative Sociology 44, no. 2 (2021): 231-251.

Comments


bottom of page