top of page

Hermanas y hermanos fronterizos: una teología chicana para reparar los lazos étnicos y la compasión

por Christian Silva, Moody Bible Institute


Mi Abuelita Me Dijo Que…

Como chicano, nunca cuestioné mi solidaridad con otros inmigrantes latinos. [1] Sin embargo, como recientemente reflexioné sobre mi infancia, descubrí que la base de mi educación mexicano-estadounidense estaba plagada de retórica antiinmigrante. Palabras como mojado o paisa eran vocabulario común para describir a aquellos que tenían “aspecto de inmigrante.” [2] Esta imaginación solidaria blanqueada reveló que, aunque algunos comparten el mismo origen, el inmigrante es subconsciente y, en algunos casos, abiertamente diferente.

Recientemente, sin embargo, llamé a mi abuelita para preguntarle sobre la naturaleza de nuestra retórica. “Ay no, mijo, esa es una palabra terrible. Mi amiga dice que no debemos decir eso,” proclamó, “debemos decir, hermanas y hermanos fronterizos.” Este marcado cambio de vocabulario (irónicamente en inglés) desafió la imaginación antiinmigrante a la que estaba expuesto: somos hermanos a pesar de nuestra nacionalidad. ¿Por qué cambiar ahora?


La identidad cambiante de la mente chicana

“Latinos for Trump” surgió durante el reinado del candidato y su campaña en 2020. En ese momento, la participación electoral entre los latinos/os había aumentado casi a la mitad desde 2016. Sin embargo, cuando Politico exploró este aumento, descubrió que aquellos en el condado de Zapata, Los tejanos se identifican a sí mismos como tejanos, no hispanos, de ahí que voten por administraciones con estrictas leyes de inmigración. Los tejanos rara vez se identifican como "personas de color" y se ven a sí mismos como "estadounidenses de sangre roja por encima de cualquier otra cosa." Esta identidad se pasa por alto en el papel: la culpa es de la simplificación excesiva de la identidad racial/étnica.

Los tejanos históricamente fueron los pueblos mexicanos que se asentaron en el estado de Tejas. Su identidad comenzó a cambiar después de la anexión de Texas cuando los mexicanos optaron por quedarse y asimilarse o luchar contra ella. El chicano Rodolfo Acuña señaló que aquellos que se asimilaron al nuevo gobierno de los colonizadores se volvieron con entusiasmo contra aquellos con quienes compartían raíces étnicas. [3] Además, el miedo llevó a muchos nuevomexicanos a favorecer su europeidad identificándose como “hispanoamericanos.” [4]

Latinos for Trump Rally. This Photo by Unknown Author is licensed under CC BY-NC


Incluso entre los inmigrantes, existe una animosidad creciente contra otros inmigrantes. Dra. Meduri Soto ofrece una tesis para entender este hecho: la necesidad de sobrevivir obliga a los pueblos oprimidos a asumir ideologías blancas, lo que genera sentimientos antiinmigrantes. De manera similar, los chicanos asimilados apoyan políticamente a su nación, sin cuestionar nunca si las estrictas leyes de inmigración los involucran en virtud de su composición racial o étnica.

Rodolfo Estrada señala que la etnicidad “se usaba para definirse uno mismo en contraste con los demás. Estos límites eran dinámicos... socialmente construidos... mantenidos a través de... la crítica del otro.” [5] Una interacción en las Escrituras entre dos personas desafía esta segmentación al presentar puntos en común ancestrales y salvíficos.


Evaluando Juan 4:7-29 Latinamente [6]

“Una mujer samaritana vino a sacar agua, y Jesús le dijo: 'Dame de beber.'” [7] El contexto se sitúa en un espacio común, donde todos tienen la misma necesidad. La mujer cuestionó sus intenciones, escéptica de este extraño ya que “los judíos no tienen cosas en común con los samaritanos” (v.8). A menudo, los humanos tenemos una tendencia a creer que no tenemos nada en común con los demás, especialmente con aquellos a los que hemos estigmatizado.

El texto revela dos aspectos de su peculiar encuentro: (1) la estigmatización social había fragmentado las relaciones entre judíos y samaritanos y (2) una ascendencia olvidada desafiaría el estigma. Entonces debemos preguntarnos: ¿Realmente no hay realidades compartidas entre judíos y samaritanos? Además, ¿comparten chicanas/os e inmigrantes esta supuesta bifurcación?

La mujer señaló al extraño hombre judío hacia el pozo y le preguntó: "¿Eres mayor que nuestro antepasado Jacob?" [8] Ella afirmó que Jacob para ella y su pueblo era su único marcador social en contraste con los judíos, a pesar de que Jacob era un antepasado de los judios. Al igual que los samaritanos y los judíos, la blancura les enseña a los chicanos ya los inmigrantes que el otro es inherentemente diferente. Ya que Jacob es su antepasado, sin importar qué tan alejado esté de ambos lados, nuestros antepasados ​​son inmigrantes, indígenas y conquistadores.

"Meeting at the Well" - Artist unknown This Photo by Unknown Aruthor is licensed under CC BY


La geografía jugó un papel crucial en su segmentación. “Porque la salvación viene de los judíos,” dice el Mesías. [9] El texto objeta la animosidad entre los judíos y los samaritanos al hacer eco de la bendición universal bajo Yahvé de que todas las naciones serían bendecidas por medio de Abraham (Gén. 22:18). La declaración provocativa se dirige hacia la comunidad universal, todos necesitan al Mesías. Ella afirma esto diciendo: “Sé que el Mesías viene… él nos anunciará todas las cosas.” [10]

Podemos pensar que lo que nos separa es nuestro lugar de residencia, pero la verdad es que adoramos en la verdad del Mesías. Las chicanas/os, por mucho que luchemos, compartimos historias mestizas similares con quienes buscan refugio en los EE. UU. La historia de Jesucristo y la samaritana debería desafiar las tentaciones de creer que una frontera determina cómo percibimos, hablamos y votamos sobre los inmigrantes latinoamericanos.


Cristo el Compasivo

Una vez fuimos inmigrantes en esta tierra y hemos olvidado nuestra tumultuosa historia de sometimiento. Para muchos, la frontera nos cruzó, pero ahora votamos radicalmente en contra de nuestros hermanos. Y nuestros hermanos llegan a una tierra extraña por medios precarios solo para encontrar a aquellos que se parecen a ellos, rechazándolos. En última instancia, sus hermanas y hermanos creían que ellos no eran también inmigrantes en la tierra de “Egipto.”

Cuando vemos a los políticos jugar al ping-pong humano con la vida de los refugiados, debemos preguntarnos, ¿estamos adorando en espíritu y en verdad al quedarnos de brazos cruzados ante la vista de la injusticia? [11] Nuestra lealtad a nuestra nación por encima de los demás nos lleva a creer que Chicanas/os “no tienen nada en común” con (in)migrantes. Algunas chicanas/os se han puesto del lado de gobiernos y fronteras temporales que limitan el acceso de las personas a la seguridad e incluso a una mejor vida religiosa. Sin embargo, 'Cristo el Compasivo' desafía a la humanidad a adorar a Yahvé en una praxis liberadora.

En Cristo, podemos mirar más allá de las fronteras y gritar audazmente a nuestros hermanos que entren en brazos extrañamente familiares. Debemos buscar nuestros “pozos” comunes y luchar por políticas que sirvan a los demás como si fueran Jesús (ref. Mateo 25:42-46). La adoración no se limita a lugares geográficos sino que se encuentra en Jesucristo, el Hermano Fronterizo, para expandir nuestro amor por nuestros hermansa/os fronterizos.

"Virgin Mary welcoming immigrants," Segundo Barrio, El Paso Texas. This Photo by Unknown Aruthor is licensed under CC BY-NC-ND


A lo largo de los años, me han decepcionado movimientos como “Latinos for Trump,” ya que socavan la solidaridad bíblica con los inmigrantes. Sin embargo, la Escritura no solo habla de nuestras torres y fronteras hechas por el hombre, sino que también desafía los intentos de borrar el reconocimiento de los sistemas históricamente opresivos. Mi Abuelita cambió de perspectiva por la convicción de su fiel comadre católica. Su evangelio y su lugar como chicana la llevaron a reprender ideologías crudas. Así es como se ve una teología chicana de la compasión: una convicción evangélica que reconoce la solidaridad con los inmigrantes latinoamericanos (y otros en general) de nuestras historias compartidas de alienación y nuestro gran Salvador.


Síguenos en Facebook, Instagram, y Youtube para más contenido como este.

 

SOBRE EL AUTOR:

Christian Silva es un estudiante de teología de tiempo completo apasionado por explorar las intersecciones de latinidad, teología y ética. Como chicano birracial, aporta una perspectiva única a sus estudios y está emocionado de continuar su educación en el Seminario Teológico de Princeton estudiando teología pa' la gente.






Notas finales:

[1] Chicano, como lo estoy usando aquí, se apropia del uso que hace Rodolfo Acuña de la palabra en América ocupada: la lucha de los chicanos hacia la liberación, “Chicano se usa para distinguir a los mexicanos que viven al norte de la frontera de los que residen en México” (p.3). Sin embargo, me gustaría abordar específicamente la cultura y el pensamiento chicano posterior al Tratado de Guadalupe en 1848, ya que marca el comienzo de la colonización y la asimilación que sienten los mexicanos al norte de la frontera.

[2] Estos términos despectivos se pueden traducir aproximadamente como: mojado = "espalda mojada" y paisa = "tierra de origen" (una forma grosera de decir que son "demasiado" mexicanos).

[3] Rodolfo Acuña. Occupied America: The Chicano’s Struggle Toward Liberation (New York: Harper & Row Publishers, Inc., 1972), 63-64.

[4] Acuña, Occupied America, 56. “Muchos nuevomexicanos han encontrado seguridad en la creencia de que fueron asimilados a la nueva cultura y que se convirtieron en participantes efectivos del proceso democrático… los colonizados han llegado a negar su opresión y, por lo tanto, incluso han evaluado sus fracasos como éxitos.”

[5]Rodolfo Galvan Estrada III. Pneumatology of Race in the Gospel of John (Eugene: Pickwick Publication, 2019), 16.

[6]Creo que hay fuertes paralelismos entre la animosidad compartida y la sospecha mutua en la relación judío-samaritana presentada en las Escrituras y la relación chicana/o-inmigrante (principalmente latinoamericana pero especialmente mexicana). El partido más hostil en mi tesis es la Chicana/o; sin embargo, creo que el antagonista no es ni Jesús (el judío) ni la mujer samaritana. Más bien, parece que la cultura y la sociedad en general han creado una atmósfera de sospecha injusta entre los dos pueblos. Una inmigrante latina/o y una chicana/o deben tener cuidado de no caracterizarse mutuamente como judíos o samaritanos dentro del texto. El texto critica a la sociedad y no necesariamente a las personas.

[7]Juan 4:7.

[8]Juan 4:7. Las palabras están en negrita para indicar su importancia en mi exégesis.

[9]Juan 4:22 (ref. 4:20, “Nuestros antepasados ​​adoraron en este monte, pero vosotros decís que el lugar donde la gente debe adorar está en Jerusalén.”)

[10]Juan 4:26.

[11]“Ping-pong humano,” no es una cita de este artículo, es una frase que estoy usando polémicamente para mostrar la ridiculez de las acciones de nuestros políticos.

11 views0 comments

Comments


bottom of page